Mejora tu digestión: aprende a combinar los alimentos

25.02.2019 14:54

combinacion-alimentos-digestion

 

¿Te sucede que terminas de comer y sientes que tu abdomen se infla como un globo a punto de explotar? ¿Tienes problemas de gases? ¿Te suele doler el estómago por la tarde? Todo esto puede tener una explicación muy sencilla, y es que estás combinando mal tus alimentos.

 

Las vidas ajetreadas, el consumo de alimentos procesados, la falta de tiempo y una mala información nutricional a nivel general nos han llevado a dejar de lado la importancia de cuidar y prestar atención a nuestra alimentación, y nos hemos olvidado de las bases y la simplicidad al momento de planificar nuestro plato.

 

Probablemente escuchas la frase: “Debes mejorar la combinación de tus alimentos” y tu mente entra en plan: “Esto va a ser imposible”, “No tengo tiempo para pensar en eso”, “Vale, otra cosa más a la que prestar atención, es difícil”, y es que a mi también me ha pasado eso por la cabeza, por eso he decidido investigar más sobre el tema, y resulta que ¡es bastante simple!

 

Empecemos por lo básico,

¿por qué es importante la digestión?

 

Durante este proceso nuestro cuerpo procesa los alimentos que ingerimos de forma que sean más asimilables para absorber sus nutrientes, para este proceso se necesitan enzimas, que ayudarán a descomponer los alimentos. Además, la digestión conlleva una gran parte de la energía de nuestro organismo, pero el tiempo y energía que requiera dependerá de qué tipos de alimentos hayamos consumido (proteínas de origen animal, de origen vegetal, carbohidratos, etc) y de cómo hayamos combinado estas comidas.

 

Por este motivo es muy importante atender al proceso de digestión y favorecer su funcionamiento para: tener más energía, absorber mejor los nutrientes, evitar la inflamación y la formación de gases, favorecer la función intestinal, favorecer la realización de otras funciones del cuerpo como depuración, regeneración, etc., y evitar la fermentación y putrefacción de los alimentos en nuestro estómago. ¿Acaso alguien quiere tener unas lentejas pudriéndose en su vientre?

 

Uno de los primeros en hablar sobre este tema fue el Dr. Herbert M. Shelton uno de los promotores del movimiento higienista con su libro: “La combinación de los alimentos”. Según su teoría, los diferentes grupos de alimentos requieren diferentes tiempos y enzimas para su digestión. Y en el proceso digestivo estas enzimas se liberan en diferentes ambientes del cuerpo, es decir ácido o alcalino. Los alimentos que consumimos según su pH, determinarán la mayor acidez o alcalinidad del cuerpo. Esto significa que si mezclamos alimentos que favorezcan ambos estados tendremos un ambiente más bien neutro que inhibirá la liberación de estas enzimas y ralentizará la digestión. Debemos pensarlo como la cola para entrar a una fiesta en un día de calor, por ejemplo. Todos los alimentos están allí esperando para ser digeridos, pero si primero has consumido algo muy pesado que lleva mucho tiempo en digerir -o si has combinado proteínas con almidones y luego también te has comido una fruta- entonces mientras tu cuerpo logra descomponer y digerir esta mezcla de proteínas y almidones, pues la fruta ya se ha cansado de esperar y ha empezado a fermentar antes, lo cual causará problemas como inflamación, distensión abdominal y gases.  

Lo sé, parece complicado, pero no lo es, y por suerte la nutricionista Carla Zaplana lo explica todo en su podcast en Regil Radio. Aquí va algo de lo que aprendí:

combinar-comida-digestion

 

1- No mezclar la fruta:

 

La fruta se digiere muy rápido en nuestro organismo, y como comenté anteriormente si la combinamos con otros alimentos o la comemos después de una comida copiosa lo que sucederá es que ésta tardará tanto tiempo en digerirse que sus azúcares comenzarán a fermentar en nuestro estómago causando dolores, indigestión e hinchazón. Lo sé, la fruta de postre es un clásico de toda la vida, pero puedes esperar un par de horas para comerla, o comerla primero y luego ya tomar tu almuerzo. A su vez debes tener cuidado con la combinación de diferentes frutas entre sí, por ejemplo las frutas ácidas no deben combinarse con las frutas dulces. Eso hace al batido de naranja y plátano incompatible (incluso si sabe muy rico), si quieres una mejor digestión mejor combina la naranja con fresas o frutos rojos.

 

2- No beber durante la comida:

 

Esto lo hemos escuchado varias veces, y aquí podemos aprender de las culturas asiáticas que toman sus comidas con té de menta, o jengibre que favorecen la digestión. El refresco mejor si lo evitas del todo y el agua déjala para media hora antes o después de la comida. Claro, tampoco te atores y pienses ¡Ay, no puedo tomar agua!, es válido tomar agua, pero limita la cantidad.

 

3- No mezclar proteínas en una misma comida:

 

Como ya sabéis, las proteínas son muy difíciles de digerir para nuestro cuerpo y llevan bastante tiempo, sobre todo si se trata de proteínas de origen animal, por lo que si en tu día a día consumes proteínas animales evita mezclarlas entre ellas o con otras como legumbres, por ejemplo. Si en general sólo consumes proteínas de origen vegetal entonces sí puedes mezclar diferentes tipos, pero evita mezclar legumbres entre sí: estas tienen tanto proteína como carbohidrato y esto dificultará su digestión. Elige o lentejas o garbanzos, pero no mezcles ambas. Eso sí, puedes mezclar algas con lentejas, o champiñones con garbanzos.

 

4- Las grasas, con moderación:

 

Y esto no será solo para la digestión sino también para tu sistema cardíaco. Estas combinan bien con las proteínas y almidones pero no debes exagerar, en mi experiencia personal las prefiero con verduras sin almidón.

 

5- Los almidones son compatibles:

 

Es decir, podemos mezclar la patata con el boniato o la calabaza. ¡Yeeey por eso! Sin embargo, mejor y más rico si lo mezclas con verduras sin almidón como brócoli, calabacín, kale, etc.

 

6- Prohibida la mezcla de almidones con proteínas:

 

Vale, no está prohibida pero si quieres una buena digestión mejor que no las combines. Estas necesitan condiciones muy diferentes para ser digeridas por lo que dificultarán y ralentizarán tu digestión y nadie quiere sentirse inflamado, pesado y cansado después de la comida. Sabemos que es clásico mezclar legumbres con arroz o patata, pero mejor si las comes por separado. Personalmente es lo que me ha resultado más difícil, pero vamos ¡Se puede!

 

7- Las verduras sin almidón tienen vía libre:

 

Lechugas, col, apio, brócoli, alcachofas, zanahoria, coles de Bruselas, remolacha, etc. Puedes combinarlas como quieras: entre ellas, con proteínas, con grasas y con almidones… Pero cuidado con las frutas, recuerda que estas es mejor comerlas solas.

Eso es todo, no es tan difícil ¿verdad? La base consiste en comer más simple. Lo cierto es que tu cuerpo no necesita comidas super elaboradas, procesadas y combinadas, sino que agradecerá que le des alimentos enteros y simples. Y se trata básicamente de volver a los orígenes: un plato de lentejas con verduras, una ensalada con garbanzos, un puré de patatas con ensalada, etc. Opciones hay millones, se trata de pensar en todo lo que puedes hacer en lugar de enfocarte en lo que no puedes, y a medida que te sientas mejor verás que vale la pena. Por supuesto que puedes mezclar alguna vez, no se trata de ir limitado por la vida y quitando cosas a nuestro plato. No irás al restaurante a quitar los garbanzos de tu ensalada de arroz diciéndole al camarero que ¡te han prohibido mezclarlos! Con calma y con mesura todo está permitido, la decisión al fin y al cabo será tuya según como te sientas.

 

Te recomiendo escuchar el podcast de Carla Zaplana o visitar su web, para que puedas ver toda la información completa. Además, si quieres tener una guía para mejorar tu digestión y desintoxicar el hígado para un mejor funcionamiento te recomiendo su programa Come Limpio

Digestion-consejos

 

Desde Vegavero queremos dejarte otros consejos que ayudarán a mejorar tu digestión y a tener por ende una mejor calidad de vida.

 
  • Camina después de comer. Así sean 10 minutos, levántate y camina un rato, moviliza tu cuerpo y favorece la digestión, lo agradecerás más tarde y aparte te dará más energía y quitará esa pereza post comida.
  • Consume algún suplemento que te ayude a mejorar tu digestión y a aliviar la inflamación y evitar los gases, como nuestra Papaya + Bromelina + B6 con enzimas digestivas o nuestro Digestion Complex.
  • Toma agua una hora antes de comer, intenta no llegar deshidratado a la comida.
  • Evita comer si no tienes hambre, no se trata de cumplir un horario sino de escuchar a tu cuerpo.
  • Come lento, despacio, mastica bien. Aunque suene aburrido, recuerda que en la boca empieza la digestión por lo que esta parte también es importante.
  • Sirve platos pequeños y espera a ver si te llenas, muchas veces tarda en llegar “la señal” al cerebro de que nos hemos llenado, comemos de más y terminamos hinchados y sin fuerzas para movernos.
  • Evita comer pasadas las 9 de la noche, dado que a partir de esa hora el cuerpo empieza a prepararse para descansar y restaurarse. Si lo ocupas con la digestión estos procesos no se harán del todo bien.
 

Si sigues estos consejos te beneficiarás de un abdomen más plano, favorecerás la pérdida de peso, te sentirás menos hinchado, evitarás la fatiga y pereza después de comer, te sentirás con más energía, mejorará tu piel, regularizarás tu intestino e irás más y mejor al baño, evitarás los gases y dirás adiós a tu “globo interior”.

¡Buena suerte! :)



 

Productos  recomendados

digestion-complex-suplemento

Combinación única de ingredientes para favorecer la digestión, reducir la hinchazón, distensión estomacal y gases. Ayuda a conseguir un vientre más plano. Con enzimas digestivas de papaya (papaína) y ananá (bromelina), extracto de kiwi, cardamomo y cominno. Sin aditivos químicos, 100% natural y vegano. ¡Obtén una ayuda natural! 

COMPRAR AHORA >

   

Blog
08.08.2019 09:05
Tips y consejos para conservar tus alimentos dentro y fuera de la nevera
Muchos de nosotros solemos colocar los alimentos en el frigorífico en orden aleatorio, lo que primero sale de la bolsa, primero entra. El queso aplastando la lechuga, los tomates en el cajón, y las patatas en la puerta, total, al final, es todo lo mismo, o eso pensamos…
09.05.2019 15:10
Hiperplasia benigna de próstata (HBP) y prostatitis: Síntomas, diferencias y tratamiento
El agrandamiento de la próstata o hiperplasia prostática benigna (HPB) se trata de una hipertrofia benigna de la próstata, que consiste en el agrandamiento progresivo de la próstata con la edad, y afecta a más del 50% de los hombres mayores de 50 años.  Este aumento de tamaño puede provocar problemas urinarios.
25.02.2019 14:54
Mejora tu digestión: aprende a combinar los alimentos
¿Te sucede que terminas de comer y sientes que tu abdomen se infla como un globo a punto de explotar? ¿Tienes problemas de gases? ¿Te suele doler el estómago por la tarde? Todo esto puede tener una explicación muy sencilla, y es que estás combinando mal tus alimentos.
29.03.2019 12:02
La vitamina K: la protagonista olvidada que se refleja en tu piel
Todos tenemos claro la importancia del Calcio para nuestros huesos, y es de hecho algo que nos repiten desde pequeños, alcanzándonos un vaso de leche: “necesitas calcio”, incluso a muchos de nosotros nos han hablado de la importancia de la vitamina D3 (la vitamina del sol) fundamental para la absorción del calcio ¿pero quién ha oído hablar de la misteriosa vitamina K?

Inicie su sesión para dejar un comentario.